domingo, 13 de diciembre de 2020

Día 6 Dolomitas (09/07): Glaciar de la Marmolada, Passos Fedaia y Sella y Val Gardena

 

Despertamos a las afueras de Selva di Cadore, donde habíamos pasado la noche en un hotel aprovechando para descansar. 



Nuestro primer objetivo del día era subir a la Marmolada y llegamos allí entorno a las 11. Ya casi llegando pasamos junto a Serrai di Sottoguda, un cañón de unos 2 km de largo que podemos recorrer caminando con atractivos como una ermita y una cascada que en verano no lleva mucho agua pero en invierno se congela.



Un poco más adelante está la estación de Malga Ciapela, donde tenemos que coger el teleférico para subir a la Marmolada. Junto a ella hay un parking gratuito aunque cuando llegamos como era un poco tarde estaba bastante lleno. Dentro de la estación están las taquillas y hay baños.

Encontramos dos opciones para subir: llegar hasta arriba por 30 € ida y vuelta o la opción más económica por 24 € que llega a una estación intermedia. Nosotros escogimos la primera ya que queríamos disfrutar del glaciar y las vistas.

Para llegar arriba desde los 1.450 metros a los que nos encontramos hay que cambiar en 2 ocasiones de teleférico: el primero obligatorio para todos en la estación de Antermoja (a 2.350 m) y en el segundo es en el que se llega a Serauta (2.950 m) y según lo que hayas pagado sigues o te quedas. 

domingo, 6 de diciembre de 2020

Día 5 Dolomitas (08/07): Lago di Sorapis, Passo Giau y Alleghe

 

El quinto día del roadtrip despertamos con una de las mejores vistas de todo el viaje. 


Habíamos pasado la noche en el aparcamiento de las Tre Cime di Lavaredo y aunque suele hacer frío merece mucho la pena dormir allí.

sábado, 28 de noviembre de 2020

Día 4 Dolomitas (07/07): Lago di Braies, Lago Misurina y Tre Cime di Lavaredo


Tras posponerlo el día anterior por el mal tiempo, este era uno de los días grandes del viaje, ya que por la mañana íbamos a recorrer el Lago di Braies y por la tarde las Tre Cime di Lavaredo.


Habíamos dormido con la furgo en el parking del Lago di Braies para levantarnos pronto (a las 5.30 nada menos!) e intentar disfrutar con tranquilidad de las primeras luces del día en el lago. 


Por desgracia no es posible del todo, ya que incluso a esa hora hay gente, aunque tenemos que reconocer que no demasiada y podemos hacer fotos con calma. 



Definitivamente el madrugón merece la pena, el lugar es espectacular y muy fotogénico, aunque sabemos por los compañeros de viajandonuestravida que alguna de las fotos más chulas son desde el embarcadero de madera. Como el acceso a esa hora está cerrado (abren de 9 a 19 horas para alquilar las barcas por 20 €/hora) decidimos meternos al agua para llegar a la plataforma delantera, evidentemente mojándonos más de lo esperado pero el resultado mereció la pena.