miércoles, 26 de junio de 2019

Namibia 2019 - Información práctica


Algunos datos básicos sobre Namibia


Namibia es un país enorme del extremo suroeste de África, se extiende a lo largo de más de 800.000 kilómetros cuadrados y está formada básicamente por desierto y zonas semi-áridas, con algunos espacios de marisma en el extremo noreste. Aproximadamente el 16,5 % de su superficie son reservas y parques estatales, además de otras 200 reservas de caza privadas.

Se trata de uno de los países más pacíficos y estables a nivel político por lo que es también de los más seguros de visitar. Namibia es una república parlamentaria bicameral desarrollada bajo una constitución democrática. Fue conocida como África del Sudoeste pasando de manos alemanas a sudafricanas hasta que en 1990 obtuvo su independencia. Su nombre viene del desierto del Namib, considerado uno de los más antiguos del mundo y que significa "lugar vasto".

Está dividida en 14 regiones y hace frontera con Angola al norte, Zambia en el noreste, Botswana en el este y Sudáfrica en el sur, además de con el Océano Atlántico en toda su costa oeste. La montaña más alta es el Konigstein, de 2.606 metros de altitud, situada en el macizo de Brandberg.



La población de Namibia se estima en unos 2,3 millones de habitantes, lo que le convierte en el segundo país con menor densidad de población del mundo, menos de 3 habitantes por kilómetro cuadrado, sólo por detrás de Mongolia. Su capital y ciudad más poblada es Windhoek, en el centro del país.

Su diversidad étnica es palpable con multitud de tribus como himbas, herero o san, que aún mantienen en muchos casos su forma de vida tradicional lo que contribuye a la riqueza cultural del país. El inglés es el idioma oficial pero podemos escuchar el afrikaans o el alemán tanto o más que el primero. Además existen muchas otras lenguas y dialectos en las distintas regiones y en función de la tribu. Alrededor del 85 % de la población está alfabetizada, con una de las tasas más altas de África. La religión mayoritaria es el cristianismo  y dentro de ella el protestantismo, con aproximadamente el 70 % de fieles.

La economía se ha basado tradicionalmente en la minería, explotando diamantes y uranio, así como  la pesca, con uno de los mayores caladeros de la zona entorno a Walvis Bay y del que los españoles eramos beneficiarios mayoritarios, aunque ha ido disminuyendo desde los años 70. Actualmente el turismo se ha convertido en el motor del país.

viernes, 21 de junio de 2019

Namibia 2019 - Plan de viaje


Nunca he sido muy de ver los documentales de La 2, aunque dicho sea de paso, José ha hecho que esto cambiara en los últimos años... Sin embargo siempre he sentido fascinación por los animales y en especial los grandes mamíferos, lo que unido a mi pasión por viajar hiciera de África un destino soñado. Pero era de esos sueños que están ahí lejanos, sin mucha esperanza de cumplirse, en parte por desconocimiento y en parte porque destinos como Kenia o Tanzania eran inaccesibles para nuestro presupuesto.

Sin embargo, gracias a los blogs y redes sociales apareció hace algunos años en el radar un país casi desconocido para mí: Namibia. Las fotos eran espectaculares y cuando empecé a indagar más en profundidad vi que englobaba paisajes impresionantes y fauna salvaje, pero lo mejor de todo es que era a un precio asequible lo que le convertía en el destino perfecto!



A menudo cuando le cuentas a la gente que te vas a Namibia encuentras cara de sorpresa o las típicas preguntas: ¿eso donde queda? ¿pero es seguro? ¿como os ha dado por ahí? Y es verdad que muchas veces asociamos África a inseguridad, pobreza y quizá pocos alicientes como destino turístico, somos los primeros que lo mirábamos desde siempre con mucho respeto pero África es enorme, hay muchas diferencias entre unos países y otros y es un error generalizar. Ahora que hemos vuelto podemos decir que, siempre con precaución y sabiendo donde nos metemos, es un destino increible que merece mucha la pena visitar, no más peligroso que cualquier otro país de los que hemos visitado y un contraste para el que conviene ir mentalizado pero que nos abre la mente y nos enriquece totalmente.