viernes, 29 de marzo de 2019

Escapada invernal al Valle de Tena


Nos encanta la nieve y siempre que podemos nos gusta hacer una escapada invernal al Pirineo u otras zonas de montaña donde podamos disfrutar de ella. Este año nos hemos decantado por el Valle de Tena. Aunque ya estuvimos hace 4 años por estas fechas, aquella ocasión tuvo como objetivo esquiar en Formigal y ahora nos apetecía algo diferente, también esquí pero ampliando a otras cosas.

Al final nos escapamos 4 días y estas son nuestras recomendaciones:

  • Parque faunístico de Lacuaniacha


Situado en Piedrafita de Tena, se trata de un "bioparque" donde podemos encontrar representación de flora y fauna del Pirineo.

Al ser invierno está completamente nevado, de hecho es recomendable llevar botas de montaña y bastones ya que hay zonas donde puede haber hielo y resbala bastante. Aunque esto nos impide disfrutar de la flora es mucho más fácil ver los animales. Todos ellos han nacido en cautividad, provienen de centros de recuperación o han sido rescatados. Además los recintos están preparados para que la fauna autóctona pueda entrar y salir del parque fácilmente por lo que podemos ver topos, ardillas, aves u otros animales en libertad en los alrededores.



Abre todos los días del año, aunque el horario varía según la estación. En invierno está abierto de 10 a 18 horas y el precio de la entrada va desde los 12 € para niños mayores de 4 años y adultos mayores de 65 hasta los 16 € del resto de adultos (más información en su web). Además nos informaron que con la entrada teníamos un descuento del 10 % en la tirolina de Hoz de Jaca abierta a partir de marzo-abril y en la que habíamos estado hace un par de veranos y disfrutado como niños.

La visita se hace siguiendo un recorrido circular de unos 4,5 kilómetros a través del bosque  por un sendero que pasa entre los recintos donde se encuentran los alrededor de 120 individuos de 15 especies diferentes que habitan aquí. En la cota más alta alcanzamos los 1580 metros de altitud.


lunes, 25 de marzo de 2019

Paseo fluvial del Nansa




El paseo fluvial del Nansa es un antiguo sendero de pescadores, acondicionado junto al río del mismo nombre, que transcurre en gran parte entre árboles de ribera y atraviesa algunas zonas con plataformas de madera facilitando el recorrido. Se puede hacer en el sentido del río o a contracorriente, tal y como lo hicimos nosotros desde Muñorrodero.







Aunque la idea inicial era llegar hasta Camijanes, primera parte de la senda con unos 7 kilómetros de longitud, son necesarias 5 horas para hacer ida y vuelta, por lo que tuvimos que volvernos antes de llegar al final ya que teníamos reservado para comer y se nos hacía tarde. En otra ocasión volveremos para hacer la otra parte de la senda. De hecho, si queremos podemos seguir el río desde su nacimiento cerca de la localidad de Uznayo hasta su desembocadura en la ría de Tina Menor a lo largo de casi 76 km (más info aquí).


Pasado el núcleo urbano de Muñorrodero hay una entrada señalizada a mano derecha yendo desde la autovía Santander - Oviedo, que nos lleva a un aparcamiento donde se puede dejar el coche. De camino se pasa junto a una pequeña iglesia y un cementerio, donde también suele haber coches aparcados. Junto al aparcamiento hay un parque infantil y varios paneles informativos.


jueves, 21 de marzo de 2019

Lofoten 2018 - Planning de una escapada invernal


Aunque habitualmente el post con el planning del viaje suele ser la primera entrada a modo de introducción, en este caso fue todo bastante improvisado, incluido parte del recorrido y planificación, por lo que lo hemos dejado para el final a modo de resumen.

Desde que hace ya unos cuantos años nuestra primera escapada juntos al extranjero fuera en pleno invierno y se convirtiera en uno de los mejores viajes que hemos hecho, no habíamos vuelto a viajar en esa época fuera de nuestro país y le teníamos muchas ganas. Así que este año decidimos no esperar más y si el trabajo nos lo permitía lanzarnos a la aventura y de paso visitar uno de los lugares más arriba en nuestra lista de destinos pendientes: las islas Lofoten.

Quizá el invierno no sea la mejor época del año para descubrirlas, pero nosotros somos unos enamorados de la nieve y las estampas invernales, lo que unido a la posibilidad de volver a ver auroras boreales como las que disfrutamos en Islandia por primera vez, nos hizo despejar todas las dudas.

El problema que teníamos era la incertidumbre de fechas por cuestiones laborales, pero fuimos mirando vuelos y alojamientos en Booking para que, de poder hacerlo, lo tuviésemos todo mirado. Finalmente conseguimos 5 días a mediados de febrero, compramos los billetes y reservamos los alojamientos con cancelación gratuita por si las moscas.

Como siempre, revisamos blogs y webs y anotamos muchas cosas interesantes para ver, ampliando a la zona de Vesteralen por si disponíamos de tiempo. Una vez allí fuimos improvisando y, como siempre en nuestros viajes, tratando de aprovechar el tiempo al máximo. Descansar ya lo haríamos a la vuelta :)





Con todo ello nuestra escapada invernal a las Lofoten y Vesteralen quedó así:



lunes, 18 de marzo de 2019

Evenes airport hotel


La última noche del viaje nos alojamos en el Evenes airport hotel, que por lo que hemos visto actualmente está siendo reformado y reabrirá en junio de 2019. No teníamos muchas opciones para esa noche, ya que nuestro vuelo salía a las 6:30 de la mañana, por lo que sí o sí había que dormir cerca. El hotel es un edificio blanco de madera cerca de la carretera que lleva al aeropuerto.



Habíamos reservado una habitación doble con baño y desayuno a través de Booking por 1100 NOK (unos 113 €). Las sábanas y toallas están incluidas y hay televisión con Youtube. 


viernes, 15 de marzo de 2019

Día 6 Lofoten (21/02): Polar Park y regreso a casa


Nuestro último día en Lofoten amanecía de nuevo con un cielo azul raso, parecía que quería que nos despidiéramos con buen sabor de boca.



Este día teníamos previsto visitar el Centro de fauna ártica Polar park en el municipio de Bardu. Desde donde estábamos alojados había unos 150 km, lo que añadido a la visita al parque y la vuelta al aeropuerto nos llevaría prácticamente todo el día.




Como el día anterior habíamos llegado de noche al alojamiento, el motel Boazavazzi, no habíamos visto el espectacular entorno que lo rodeaba ni a nuestros adorables vecinos. 


Como nos comentó el dueño cuando llegamos, su familia es de origen sami y tenían una ganadería de renos, más de 1000 cabezas que pastaban en los campos de alrededor.



lunes, 11 de marzo de 2019

Motel Boazovazzi en Lødingen


Boazovazzi es un motel junto a la carretera E10 que pertenece a la población de Lødingen aunque está situado a 6 km de su núcleo urbano. Habíamos reservado a través de Booking una habitación doble con baño y cocina compartidos por 750 NOK (unos 80 €) porque quedaba de camino a Evenes, donde teníamos que estar al día siguiente para coger el avión.


jueves, 7 de marzo de 2019

Día 5 Lofoten (20/02): Islas Vesterålen


El despertar del quinto día de viaje no pudo ser mejor. Tras la mágica experiencia de la noche anterior habíamos descansado y recuperado fuerzas y el día nos recibía con un cielo radiante y vistas excepcionales desde nuestra habitación. Nos sentíamos muy felices y afortunados de poder disfrutar de todo aquello y aunque a veces nos parece todo muy complicado es más sencillo de lo que creemos, es cuestión de prioridades, organizarse y lanzarse un poco a la piscina para tratar de hacer lo que nos gusta, sin darle tantas vueltas y sin pensar en el qué dirán.






Aún así el sol no nos podía engañar, fuera había temperaturas inferiores a los -10 ºC y para empezar el día con energía nos dimos un homenaje con un dulce típico que habíamos comprado el día anterior.

Poco después iniciamos camino sin saber muy bien lo que nos depararía el día.






Inicialmente nuestra idea era llegar hasta Andenes, la ciudad más septentrional del archipiélago de las Vesterålen, y habíamos reservado una habitación doble con Booking en Nordmela, pero al día siguiente teníamos previsto visitar el Polar Park en Bardu y las distancias en Lofoten no se tardan en recorrer lo que uno esperaría o lo que estamos acostumbrados en España. Además nos habíamos acostumbrado a tratar de ver lo máximo, quizá metidos en la dinámica de aprovechar lo más posible los limitados días de vacaciones, y nos dimos cuenta que era mejor no llegar a destino pero disfrutar más del camino.




lunes, 4 de marzo de 2019

Vandrerhjem Lofotferie Kabelvåg


La noche en Kabelvåg nos alojamos en Vandrerhjem Lofotferie, un hostel situado junto al mar a las afueras de la localidad con una panorámica impresionante sobre el Vestfjord. 



Es un edificio grande de madera típico de esta zona que cuenta con 7 habitaciones dobles, 5 de ellas con camas individuales y 2 con camas de matrimonio. Aunque está situado en Steinveien 11, las llaves hay que recogerlas de 15 a 18 horas en la recepción, que se encuentra en el centro de la localidad (Torggata 16), una especie de tienda/agencia turística. Allí se puede pagar con tarjeta la estancia y al dejar el alojamiento podemos dejar las llaves en la habitación, no es necesario volver a ella.



Todas las habitaciones tienen las paredes de madera y un lavabo, pero la cocina y el baño son compartidos.


viernes, 1 de marzo de 2019

Día 4 Lofoten (19/02): playas de Lofoten, de Reine a Kabelvåg


Aunque nos costó muchísimo dejar la zona de Reine y las cabañas de Eliassen rorbuer, especialmente sin haber tenido buen tiempo y haber podido disfrutar de las auroras en un entorno así de privilegiado, nos tocaba seguir viaje e ir regresando hacia el norte.

El cuarto día de la escapada lo dedicamos a deshacer la King Olav road de sur a norte parando en algunos lugares interesantes que nos habían quedado sin visitar.



A medida que nos alejábamos de Reine el tiempo iba mejorando poco a poco e invitaba a detenerse a hacer fotos y disfrutar del fotogénico paisaje.