viernes, 18 de diciembre de 2015

Viki Fjordcamping, cabaña cerca de Gaupne


El camping Viki está situado en un enclave privilegiado, junto a la carretera 55 a unos 300 metros del pueblo de Hoyheimsvik, a orillas del fiordo Lustrafjorden, ramal del Sognefjorden en la parte final del mismo.

La mayoría de las cabañas se encuentran a escasos metros del agua. Desde ellas se puede ver el embarcadero del camping, otros pueblos y el fiordo casi al completo, incluida la espectacular cascada Feigefossen de 218 metros de altura justo enfrente.






El camping dispone en total de 13 cabañas de distintos tamaños y características, además de zona de acampada con toma de electricidad para unos 15 campistas. Los precios de las cabañas varían según las fechas, su tamaño o en función de si cuentan con cocina y baño o no, y es posible pagar con tarjeta de crédito.

Para reservar en el camping hay que enviarles un e-mail, ya que no disponen de reserva on-line, y en verano conviene no dejarlo para última hora ya que es bastante conocido y puede llenarse fácilmente. Nosotros escribimos unas 3 semanas antes preguntando si tenían alguna cabaña disponible con cocina para 2 personas en esa fecha y nos respondieron ese mismo día que contaban con una con baño y ducha por 650 NOK la noche. Lo escogimos porque nos iba bien esa zona según el recorrido que llevábamos preparado y porque habíamos visto en otros blogs que la gente lo ponía muy bien y la verdad es que fue de los mejores en los que estuvimos, aunque también el más caro (salvo por el hotel de Bergen claro).



Aunque las camas son dos literas, la de abajo es bastante ancha por lo que entran perfectamente dos personas. De hecho en la web del camping la anuncian como cabaña para 3, por lo que es perfecta para una familia con un niño. Las sábanas, como es habitual en los países nórdicos, no están incluidas pero se pueden alquilar en la recepción, mientras que el edredón nórdico y la almohada sí están disponibles gratis en la cabaña. Nosotros llevábamos nuestros prácticos sacos sábanas que compramos para la travesía de Cavalls de Vent, que no abultan nada y nos vinieron muy bien.



En la recepción hay wifi que llega a las cabañas un poco justo, al menos a la nuestra no llegaba con mucha intensidad y tampoco estaba demasiado lejos.

Además se pueden alquilar botes, canoas y lanchas a motor para navegar por el fiordo, así como material de pesca para probar suerte.

En conjunto se trata de un lugar altamente recomendable, tanto por las instalaciones como por su espectacular entorno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario