martes, 14 de octubre de 2014

Islandia - Datos prácticos


Algunos datos sobre Islandia

Islandia tiene una población de unos 325.000 habitantes de los cuales más de 200.000 viven en el área metropolitana de Reykjavik, la capital. Tiene una superficie de 103.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente como Andalucía y Murcia juntas, pero más del 80 % del territorio está deshabitado. Es la segunda isla más grande de Europa y esta separada 290 km de su vecino más próximo, Groenlandia.
El idioma oficial es el islandés, imposible de entender para la mayoría de mortales (a mis oídos sonaba como una mezcla de alemán y gaélico), pero la mayoría de la gente entiende y habla inglés y danés.
La población islandesa es mayoritariamente protestante, siendo la iglesia nacional de Islandia la luterana.
Islandia se independizó de Dinamarca en 1944, convirtiéndose en una república democrática.
Geológicamente es un país joven, se ha ido formando durante los últimos 20 millones de años. Sólo un cuarto del país está cubierto de vegetación, mientras que el 11 % está bajo glaciares, siendo el Vatnajökull el mayor, con una superficie de 8.300 kilómetros cuadrados, más grande que todos los glaciares de Europa juntos. Los lagos cubren el 3 % de su superficie y está surcada por numerosos ríos de flujo muy variable debido a la influencia de las lluvias y aguas glaciares. 

Algunas palabras útiles en islandés, ya que son inicio o terminación de los nombres de muchos lugares de interés en la isla, son:
                       • Agua: Vatna                                                • Glaciar: Jökull           
                       • Cascada: Foss                                            • Montaña: Fjall
                       • Lago: Vatn                                                  
• Península: Ness
                       • Fiordo: Fjordur                                            
• Volcán: Eladfjall


Vuelos

Desde España hay varias compañías con vuelos directos a Islandia en verano. Entre ellas están Vueling, con vuelos desde Barcelona, Icelandair, desde Barcelona y Madrid y Wow air, que viaja desde Barcelona o Alicante. Ésta última extiende su temporada de vuelos de abril a octubre.

Nosotros optamos por el Vueling desde Barcelona ya que cuando lo buscamos a principios de año era el que ofrecía mejores precios. Nos salió ida y vuelta los 2 con una maleta facturada por 555 €, a lo que hubo que añadir los vuelos Menorca - Barcelona que hicimos también con Vueling por cuestión de horarios. La duración del vuelo es de unas 4,5 horas. El vuelo de ida sale de Barcelona sobre las 22.30 y llega a Reykjavik sobre la 1 de la mañana, hora local, lunes y jueves. En Islandia en verano hay dos horas menos que en España y en invierno una. Ese mismo avión es el que se coge de vuelta, por lo que se puede volver martes y viernes saliendo de allí a la 1.30 con llegada a Barcelona sobre las 8, hora peninsular, es decir, toca pasar la noche en el avión.


Todos los vuelos internacionales a Islandia llegan al aeropuerto de Keflavik, ya que el de Reykjavik es sólo para vuelos domésticos y a Groenlandia e Islas Feroe. Éste aeropuerto se encuentra a unos 50 km de la capital y existen varios autobuses que conectan ambos lugares, normalmente con horario asociado a las llegadas de los vuelos. En caso de alquilar un vehículo, muchas de las empresas los entregan en el aeropuerto o te recogen y te llevan a donde tienen la oficina, como fue nuestro caso.


Economía y compras

La moneda oficial de Islandia es la króna o corona islandesa (kr o ISK). Actualmente el cambio está aproximadamente 1 € = 153 ISK (podéis consultarlo aquí), por lo que a la hora de hacernos una idea del precio de las cosas resulta bastante práctico pensar en pesetas, cuyo cambio es similar.


Islandia ha sido durante muchos años uno de los países con nivel de vida más alto de Europa y del mundo. Sin embargo, tras la crisis de 2008 los precios bajaron considerablemente, y aunque ahora están volviendo a subir por la recuperación admirable que está consiguiendo el país, nos pareció éste otro motivo a tener en cuenta a la hora de elegirlo como destino de nuestro viaje.

Quizá lo más caro allí en proporción a lo que conocemos o a otros países de nuestro entorno sea el alojamiento y algunos artículos de vestir u alimentos como la fruta o el alcohol, mientras que el resto puede estar dentro de los márgenes habituales. Por ejemplo el litro de diésel estaba entre 240 y 250 ISK, es decir aproximadamente a 1,60 €/litro, podéis consultar los precios actualizados aquí.

Algunos otros ejemplos de precios de productos de uso diario:
  • Baguette: 200 - 400 ISK = 1,30 - 2,60 € (según el supermercado)
  • Sobre fideua Knorr 2 raciones: 369 ISK = 2,40 €
  • Gel baño / champú mediano: 265 ISK = 1,70 €
  • Bote patatas paja grande: 698 ISK = 4,50 €
  • Paquete queso lonchas 500 g: 879 ISK = 5,75 €
  • Paquete galletas con chocolate grande: 419 ISK = 2,75 €
  • Botella aceite oliva 1/2 L: 598 ISK = 3,91 €
En restauración, las propinas están incluidas en el precio, por lo que no es necesario dejar nada salvo que se quiera reconocer un trato excelente.

Respecto al cambio de moneda lo cierto es que se cumple lo de que no es necesario llevar dinero en metálico, ya que se puede pagar prácticamente todo con tarjeta, incluso un pan en el supermercado o un viaje en autobús. Nosotros, por estar más tranquilos, cambiamos 50 € al llegar allí, en el Landsbankinn del aeropuerto, en la zona de llegadas, aunque habíamos leído que otra opción era sacarlo directamente de un cajero. Depende del banco en el que tengáis la cuenta y las comisiones que aplique, normalmente podéis encontrar esta información en su página web. En nuestro caso nos sobró la mayoría de lo que cambiamos, por lo que lo usamos para pagar los souvenirs que compramos en Reykjavik el último día, aunque sí que hay algunos sitios en los que puede venir bien, como en algunos baños junto a sitios turísticos que piden 100 ISK por mantenimiento o en algunas áreas de acampada donde no hay recepción o está abierta pocas horas y te solicitan que dejes el importe de la estancia en una cajita. Lo que sí interesa es que la tarjeta, o al menos una de ellas, sea de crédito, ya que en algunos sitios, como en el alquiler del coche, pueden bloquearte una cantidad como fianza que luego sólo cobran en caso de haber cualquier desperfecto o incidente.

Los no residentes en Islandia podemos por otro lado solicitar una devolución del IVA (VAT por sus siglas en inglés) de nuestras compras, siempre que éstas superen las 4000 ISK (IVA incluido) en un mismo punto de venta y que abandonemos Islandia en un plazo máximo de 3 meses desde la fecha de la compra. No es aplicable a supermercados, hoteles, restaurantes, excursiones...

En las tiendas de recuerdos suelen preguntar si estás interesado, pero sino se debe indicar para que así te proporcionen un formulario de solicitud (Tax free form) junto con el recibo original de la compra correspondiente. 
En nuestro caso, como el importe era de algo menos de 5000 ISK, nos dirigimos, una vez en el aeropuerto, al Punto de reembolso que está en la segunda planta, una vez pasado el control de seguridad. Allí entregamos el formulario cumplimentado con el recibo de compra y nos preguntan cómo queremos recibir el importe a devolver, si en metálico o con tarjeta. En ésta segunda opción el reintegro tarda entre 5 y 10 días. 
Podéis encontrar más información sobre la devolución del IVA aquí.

Y por si sirve para tener una idea, estos son los gastos aproximados de nuestro viaje para 2 personas:
  • Aviones desde Barcelona: 555 €
  • Alquiler campervan 10 días: 1000 €
  • Gasolina (2800 km): 300 €
  • Comida: 250 €
  • Alojamiento: 200 €
  • Actividades (trekking glaciar + barco ballenas + baños termales): 270 €
Por tanto el total andaría sobre los 2600 € para 11 días (10 noches) y 2 personas. Por supuesto estos precios varían según las fechas, características del viaje, preferencias personales y la antelación con la que se reserven los vuelos o el coche, pero espero que os sirva de ayuda si estáis planeando vuestro viaje a Islandia.


Transporte

A la hora de elegir el tipo de vehículo que íbamos a alquilar para dar la vuelta a la isla, los factores principales a tener en cuenta fueron el precio y que nos diera libertad de movimiento. Puesto que en septiembre el tiempo puede no ser ya demasiado bueno decidimos descartar la opción del camping, que en principio, junto con el alquiler de un turismo pequeño, es la más económica. Las caravanas también las descartamos, principalmente por su precio más elevado, pero también por las limitaciones en cuanto a velocidad, estabilidad en caso de fuertes vientos o tránsito por algunas pistas. Nos quedaban entonces las opciones del 4x4 y las campervan, y escogimos la segunda por varias razones. En primer lugar nos daba libertad de movimiento, ya que como lleva para cocinar y dormir podíamos pasar la noche donde nos viniese mejor sin depender de alojamientos y reservas. Además era más económico para las fechas que habíamos elegido y como el recorrido que teníamos pensado era principalmente por asfalto o pistas en buenas condiciones (o eso creíamos) no tendríamos ningún problema. La única zona que sí requería de 4x4 obligatoriamente era Landmannalaugar y decidimos ir en autobús para conocerlo sin gastar demasiado dinero, aunque esto supusiese pasar poco tiempo en la zona.

Tras buscar por Internet todas las web de empresas de alquiler de coches (de esto se encargo José) finalmente optamos por Faircar. De las que miramos era la que nos ofrecía el segundo precio más bajo reservando con antelación, por detrás de Kuku campers, pero nos gustaba más su distribución interior y todos los comentarios que vimos eran bastante buenos. Luego estando allí vimos un montón de furgonetas de Kuku campers de distintos tamaños así que supongo que tampoco saldrán mal y el precio era de unos 100 euros menos por los 10 días. Aún así nosotros quedamos muy contentos con nuestra elección, nos dieron una Volkswagen Caddy parecida a la de las fotos, que venía con GPS, kilometraje ilimitado, cortinillas de ventosa para las ventanillas y un montón de utensilios de cocina. Cuenta con un tanque de agua de unos 10 L, nevera, una especie de fregadero donde lavar que incluye cepillo y jabón, y un hornillo de gas que viene con 6 cartuchos con un coste de 7 € cada uno de ellos, que sólo cobran en caso de usarlos. La única pega es que al reservar hay que pagar el importe íntegro y es fácil encontrarse con la duda de si esperar, con el riesgo de que se agoten o suba el precio, o cogerlo cuanto antes y que luego surja algún imprevisto (como nuestro amigo el volcán) que nos obligue a cancelar y perder una parte del dinero.




Respecto al seguro del coche nosotros cogimos el que venía por defecto, que incluía robos y daños por colisión y a terceros, y añadimos el de gravilla (gravel protection) por 5 € más al día, ya que habíamos leído que era recomendable al haber bastantes pistas transitables pero no en muy buenas condiciones. Fue todo un acierto y lo recomiendo al 100 %, ya que no se trata sólo de por donde vayamos nosotros sino también de los coches que nos cruzamos. En nuestro caso, circulando por la Ring Road en un tramo asfaltado de la zona sureste al cruzarnos con un todoterreno nos saltó una piedrita que nos dejó marca en la luna delantera, por lo que no nos arrepentimos nada de haberlo contratado.

Otras opciones, como el transporte público o el autostop creo que no son muy compatibles con este país, al menos si se busca recorrerlo entero, si bien en verano al ser temporada alta aumentan las líneas y frecuencias de autobús así como el número de coches en la carretera (principalmente turistas, a los de allí los reconoceréis por los enormes 4x4 o pick-ups que conducen). Conocimos a un chico alemán en uno de los camping en los que estuvimos que viajaba así y le estaba costando bastante moverse, aunque por supuesto todo depende del plan que lleves y el tiempo del que dispongas.


Información y guías

A la hora de informarnos sobre el país, tanto en cuestiones prácticas como para planificar la ruta del viaje, recurrimos principalmente a Internet y en especial a blogs de viajes. Aquí os dejo los que se convirtieron en nuestros blogs de referencia:
o      Mi maleta y yo, 14 días dando la vuelta a Islandia en agosto de 2012  
o      Los viajes de David y Neus, 2 semanas rodeando Islandia en julio de 2011 
o      Paco y Vero travels, 8 días por el sur de Islandia en agosto de 2012 
o      Apeadero, blog de viajes de Iván y Nuria, 2 semanas recorriendo Islandia en abril de 2014 

También nos gustó mucho el blog Al filo de lo impresentable, en el que cuentan su experiencia de 4 días realizando el trekking de Landmannalaugar con unas fotos muy chulas, pero como por falta de tiempo no podíamos incluirlo en nuestros planes sirvió básicamente para ponernos los dientes largos…

Y por supuesto en la web de Los viajeros y en Islandia 24 podéis encontrar foros sobre el tema, artículos e información actualizada de lo que ocurre en el país. Para nosotros fueron muy útiles, además de para obtener información, para seguir la evolución del volcán Bardarbunga.

Pese a contar gracias a todos ellos con más información de la que íbamos a necesitar, siempre viene bien llevar una guía de viaje, tanto para datos prácticos como para información de interés sobre los sitios, o simplemente para entretenerse en el avión. A nosotros nos dejó un amigo de José que había estado hace un par de años toda la info que tenía (muchas gracias Uge!) y además compramos la guía de Eco travel books. No queríamos gastarnos mucho y mirando en la librería de viajes Altaïr en Barcelona ésta fue la que más nos gustó por tan sólo 14 €. No es ninguna maravilla pero da una breve información de los sitios principales y de otros no tan conocidos, con fotos y mapas generales por zonas.



También es fundamental un buen mapa de carreteras. Quizá no en otros países pero en Islandia es imprescindible. Las carreteras, quitando la 1 y las que circulan por zonas más habitadas, están en su mayoría sin asfaltar y sus condiciones no son especialmente buenas, así que yendo con coche normal suele interesar saber con antelación lo que nos vamos a encontrar, sobre todo para organizarnos en cuanto al tiempo, ya que por estas carreteras las distancias parecen dobles. La parte positiva es que apenas hay tráfico. Nosotros teníamos un mapa que nos habían dejado de la editorial Cartographia 1:550000, bastante completo aunque no diferenciaba muy bien los tipos de carreteras, y pensábamos comprar allí uno al llegar ya que lo usaríamos bastante, pero no fue buena idea esperar, ya que una vez estás en carretera hay muy poca variedad y son más caros. En la mayoría de tiendas y gasolineras vendían los mismos, un “atlas” de carretera que estaba bastante bien pero se subía bastante de precio y otros más baratos pero limitados por zonas. Así que mi recomendación es llevarlo comprado de casa, bien en librerías o en webs como Amazon o Casa del libro, tienen muchas opciones y por unos 10 € o incluso menos se puede comprar uno decente.


El que compramos allí, por unos 15 € y escala 1:500000, no estaba mal pero echamos en falta mayor precisión a la hora de localizar los lugares o puntos de interés, ya que muchas veces no quedaba claro por dónde acceder a un sitio o había zonas que quedaban tapadas por los símbolos correspondientes a cada pueblo. Sin embargo diferenciaba bastante bien los distintos tipos de carreteras y pistas, lo que nos fue de gran ayuda. También es interesante que señale las gasolineras y alojamientos, aunque conviene siempre no apurar con la gasolina por lo que pueda pasar.



Por último, si tenéis pensado hacer rutas por el país puede venir muy bien la guía Rother. Nosotros llevamos la que nos dejaron, primera edición, y aunque no pudimos hacer tantas como nos hubiesen gustado nos sirvió para orientarnos y tener referencias de unos cuantos sitios.

















Alojamiento

El alojamiento es bastante caro en Islandia, es difícil encontrar habitaciones dobles por menos de 100 € la noche, en especial fuera de Reykjavik. Inicialmente creíamos que esto se debía a que la oferta era baja y de ahí los precios elevados, pero allí descubres que casi todas las granjas por las que pasas ofrecen también habitaciones, así que suponemos se trata más de un tema cultural del propio país. 
En nuestro caso decidimos reducir esta parte del presupuesto al mínimo, de ahí la elección de la campervan para, aunque invirtiendo en ella más dinero que en un coche normal, poder ahorrar en cuanto a las estancias.

Tan sólo reservamos 2 noches de alojamiento. La primera la de llegada, supuestamente llegábamos a Keflavik a la 1 de la mañana hora local (3 hora española), por lo que pensamos que sería buena idea dormir cerca del aeropuerto para descansar algo y empezar el recorrido circular a la isla con energía. Reservamos una cabaña en iStay Cottages con Booking, lo más barato que pudimos encontrar por allí, 50 € la noche, a 10 minutos en coche del aeropuerto, aunque no tenía wifi y el baño era compartido, pero esto último es algo habitual en el país. Sin embargo, como podréis ver en la próxima entrada sobre el primer día de viaje, no pudimos disfrutarlo, así que por desgracia no puedo opinar sobre ellos. Lo que si puedo decir a su favor, es que pese a no habernos presentado (mandamos un sms avisando de la situación), no nos cobraron la noche entera sino únicamente el 10 %, lo que fue una grata sorpresa.
Tanto para la segunda reserva, que fue también una cabaña, como para los camping en los que hicimos noche con la furgoneta iré creando entradas propias, os dejo los enlaces a cada uno de ellos:






El resto de noches dormimos en aparcamientos o zonas donde nos interesaba ver el amanecer o con buenas vistas si había posibilidad de ver auroras boreales.


Qué llevar

Además de las cosas habituales en un viaje de este tipo como toalla, chanclas, cámara y móvil con sus respectivos cargadores, paraguas pequeño... se pueden añadir algunas otras que pueden sernos útiles, en especial si vais de camping o con furgoneta. Por ejemplo, una linterna o frontal para las noches, un cargador de coche, ya que se pasa muchas horas en él y siempre hay algo que cargar, prismáticos, en especial si estáis interesados en la fauna local y música para el coche, ya que en muchas zonas del país tan sólo se escucha una emisora y a veces el repertorio suele ser poco variado. Si la empresa de alquiler no proporciona GPS gratis puede ser interesante llevar uno, aunque con un buen mapa suele ser suficiente.

Respecto a la ropa debemos tener en cuenta que el tiempo en Islandia puede cambiar muy rápido en poco tiempo, en relación con lo cual tienen el dicho de "Si no te gusta el tiempo que hace, espera 5 minutos". En nuestro caso eso sólo se cumplió un día y para bien afortunadamente, pasamos de no ver apenas nada por nubes muy bajas y llovizna a despejarse el cielo casi por completo y permitirnos disfrutar de algunos de los mejores momentos del viaje. El resto de días fueron como empezaron, si bien la sensación térmica puede variar mucho de zonas donde de el viento a donde no, por eso es recomendable ir en modo "cebolla" con varias capas de ropa para adaptarse a cada momento. En septiembre ya puede nevar, aunque no fue nuestro caso, por lo que conviene llevar ropa de abrigo, impermeable para la lluvia, gorro y guantes, así como unas buenas botas o zapatillas impermeables y cómodas. Pese al contraste con lo anterior, conviene llevar también bañador por si decidimos visitar alguna zona termal, aunque en las de pago suelen alquilarlos en caso de no tener. Por la noche baja bastante la temperatura, nosotros alguna rondamos los 0 ºC, pero según donde se duerma no es necesario ropa especial. Nosotros en la furgoneta no pasamos frío ya que venía equipada con edredones nórdicos bastante calentitos y en cualquier caso teníamos opción de encender la calefacción antes de ir a dormir para caldearla un poquito. Por el día andamos entre los 10-15 grados de máxima por el sur, mientras que por el norte llegamos a alcanzar los 20 un par de días.

En cuanto a las cosas de aseo, nosotros compramos allí el gel y el champú que no son caros. Así nos ahorramos llevarlo de casa, ya que íbamos con la maleta bastante cargada. Nunca viene mal añadir un gorro de ducha si tenéis pensado quedaros en campings y un antifaz si os molesta la luz para dormir, sobre todo si vais en verano con el sol de medianoche. Y si vais a coger algún barco para ver ballenas por ejemplo podéis llevar biodramina para evitar posibles mareos.

Por último en lo relativo a la comida, nosotros llevamos cosas de picar como barritas, frutos secos... y sobres de sopa, embutido y latas para las comidas y cenas. En teoría no está permitido introducir embutido en el país pero nosotros no tuvimos ningún problema llevándolo en el equipaje de mano y aunque allí también venden no es igual ni por supuesto al mismo precio, por lo que viene bien para ahorrarse algo de dinero. Hay supermercados prácticamente en todos los pueblos (no confundir con los puntos pequeños en los mapas que señalan granjas o casas independientes), siendo los más baratos los Bónus, aunque por desgracia no hay por todo el país. En esta página podéis encontrar un mapa con la situación de los supermercados principales y algo de información sobre ellos.
Resulta útil también, si facturáis equipaje, llevar navaja y/o tijeras, así como gomitas o tiras para cerrar las bolsas o paquetes que quedan empezados, para evitar que quede todo esparcido por el coche.

Aparte de esto, la documentación habitual que no puede faltar en nuestro equipaje son el pasaporte o DNI (fue el que utilizamos nosotros y no tuvimos ningún problema), la Tarjeta sanitaria europea, que nos cubrirá cualquier imprevisto médico que pueda surgir, y el carnet de conducir, suficiente con el español, no hace falta el carnet internacional. En esta web dan información sobre la conducción en Islandia.

Otros datos de interés

  • Es recomendable llevar saco de dormir o alquilarlo, ya que suelen cobrar por las sábanas en los alojamientos
  • Los enchufes son como en España mayoritariamente, 2 clavijas y 230 V
  • En cafeterías y alojamientos suele haber wifi aunque no siempre. Resulta útil comprar una tarjeta SIM si se quiere asegurar la conexión a internet o informarse de las tarifas que ofrece nuestra compañía en el extranjero. Las venden en gasolineras y en las propias tiendas de telefonía. En nuestro caso compramos en una Tienda Vodafone una de 3 Gb por unos 10 €.
  • En septiembre hay unas 12 horas de luz, amanece entre las 6 y las 7 y anochece entre las 19.30 y las 20.30. Entorno al solsticio de verano se puede disfrutar del sol de medianoche, mientras que en diciembre y enero apenas hay 4 horas de luz solar en Reykjavík y 2 horas en el norte.
  • Se debe conducir con las luces encendidas tanto de día como de noche y el uso de cinturones de seguridad son obligatorios tanto para asientos delanteros como traseros
  • Conducir fuera de las carreteras o pistas señalizadas está prohibido 
  • Conviene controlar las reservas de gasolina ya que las distancias entre poblaciones son en algunos casos bastante grandes con zonas prácticamente deshabitadas
  • Las carreteras cuyo número está precedido por la letra F son sólo aptas para 4x4, por sus malas condiciones o por que es necesario vadear algún río y los seguros de los vehículos de alquiler no cubren los percances que se tengan circulando por ellas. Además las del interior de la isla, sólo están abiertas en verano
  • La velocidad máxima autorizada en núcleos de población es de 50km/h, en las carreteras nacionales de grava es de 80km/h y en las asfaltadas de 90km/h
  • Se puede beber agua prácticamente de todos los sitios, incluso de los ríos. Cuando no es aconsejable pone "Not drinkable"
  • El Ministerio de Asuntos Exteriores indica que se pueden introducir hasta 3 kg de alimentos, siempre y cuando no excedan en su valor 4.000 ISK 
  • En Islandia la acampada libre está permitida salvo en fincas particulares. Un truco es acampar cerca de puentes, ya que se trata de zonas públicas por ley.
  • El número de emergencias es el 112 (24 h) y atienden en inglés
  • Consulado General Honorario de España en Islandia (dependiente de la Embajada de España en Oslo, Noruega). Dirección: Kringlan, 8-12. 103 Reikiavik. Tfno: +354 533 51 20. 

Enlaces útiles


-        Webcams en directo de lugares de interés: http://www.livefromiceland.is/
-        Protección civil Islandia: http://www.almannavarnir.is/displayer.asp?cat_id=133
-        Oficina meteorológica Islandia: http://en.vedur.is/
-        SAR Islandia (en la sección "Travel plan" se puede detallar el recorrido que se va a seguir por si han de localizarnos): http://www.safetravel.is/
-        Estado carreteras y zonas cerradas: http://www.vegagerdin.is/english/
-     Correos: http://www.postur.is/en/
-     Vocabulario islandés - español: http://como-se-dice.com/aprender-islandes/
-     Wikiloc, se pueden encontrar rutas por toda la isla: http://www.wikiloc.com/
-        Noticias de Islandia en inglés:
      o       http://www.icenews.is/
      o       http://www.newsoficeland.com/



2 comentarios:

  1. Hola, felicidades por el post. Con mucha información práctica para los que queremos realizar el mismo viaje. A propósito de las furgonetas veo que en el formato que escogisteis no se puede cocinar dentro (parece). Este factor me esta dando quebraderos de cabeza ya que en principio escogeré también septiembre para visitar la isla. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guillem, muchas gracias, me alegro mucho que te sea útil el blog para preparar el viaje, seguro que disfrutas mucho porque es un país increíble. En la furgoneta que cogimos sí era posible cocinar dentro, aunque nosotros si el tiempo lo permitía solíamos hacerlo con el portón abierto para que no se concentrara el humo, pero casi siempre cenábamos dentro con las puertas cerradas y alguna noche cocinamos también, no hay ningún problema. La cocinilla es portátil por lo que puedes sentarte dentro y cocinar desde allí en lugar de estar de pie fuera. De todas formas nosotros también fuimos en septiembre y no se si tuvimos mucha suerte o es algo general pero el tiempo fue bastante bueno y pudimos hacer mucha vida en la calle. Espero haberte sido de ayuda y cualquier otra cosa no dudes en preguntar :)

      Eliminar