lunes, 25 de septiembre de 2017

Presentación de nuestra furgo


Aunque hace algo más de un año que preparamos nuestra pequeña Peugeot Partner Tepee Outdoor para viajar, con motivo del roadtrip por Suiza, hasta ahora no la habíamos presentado como se merece.

Desde nuestro viaje a Islandia hace ya 3 años, en el que descubrimos el mundo camper gracias a una Caddy de alquiler, se nos había quedado el gusanillo de tener una furgo con la que poder recorrer mundo de forma económica y con libertad infinita. Nos apasionan la naturaleza y viajar, y poder dormir junto a un lago, una playa o en lo alto de un puerto de montaña y disfrutar de atardeceres, amaneceres y otras muchas sensaciones como estas no tiene precio. Además en nuestro trabajo muchas veces desconocemos las fechas que tenemos libres hasta poco tiempo antes y esto nos permite no depender de reservas y búsquedas de última hora.

Cuando finalmente conseguimos traslado a la península y tuvimos que coger un segundo vehículo la decisión estaba clara y en pocos días de búsqueda la teníamos en casa. El presupuesto nos impedía aspirar a una más grande tal y como nos hubiera gustado, pero basándonos en la experiencia de Islandia sabíamos que con poco podíamos hacer mucho.

Sin embargo, quedaba lo más complicado: prepararla para que fuera nuestro hogar durante los viajes sin dejarnos los ahorros de media vida en el intento. Además iba a ser nuestro segundo vehículo y queríamos que el mueble fuese extraíble por si necesitábamos usarla sin él. Tras mucho buscar por Internet y en empresas de camperización posibles opciones de muebles adaptables tanto aquí como fuera de nuestro país, recurrimos a la ayuda familiar y gracias al hermano de José tras varias pruebas tuvimos todo listo en unos meses.





El diseño del mueble lo pensamos siguiendo un poco el modelo del que tuvimos en Islandia, ya que el tamaño de la furgoneta era parecido. Queríamos 3 espacios diferenciados con algunos cajones y la altura venía determinada por el tamaño de la nevera. Luego con 2 tablones unidos por una bisagra y atornillados al armario hacíamos la cama. La opción del fregadero la descartamos por la necesidad de un depósito y cerramos uno de los huecos con una puerta para tener un armario donde guardar cosas y la garrafa del agua.







El problema es que la Partner tiene algunas diferencias con la Caddy, como los enganches de los cinturones o cómo quedan los asientos plegados, y esto nos lo complicó todo, teniendo que idear una alternativa para el soporte de las tablas de la cama. Con la ayuda de unos listones de madera y unas patas variables en altura solucionamos el problema, apoyándolos en los asientos sobre unos cuadrados de poliespan que completaran la altura y amortiguaran el peso. Lo cierto es que lo pensamos como una solución temporal para poder ir a Suiza pero hasta ahora nos ha dado buen resultado, por lo que aunque no es demasiado estético de momento seguimos con ello así.




Respecto al resto de accesorios optamos en la medida de lo posible por el DIY, para abaratar costes y porque nos hacía ilusión que fuera un poco más nuestro, salvo para la instalación de la segunda batería que recurrimos a Andorra Campers. No hacen envíos fuera de Andorra, nosotros aprovechamos para pasarnos en nuestro primer viaje con la furgo camino de Suiza e instalarlo allí. El precio de la batería con la instalación (tardan unas 2 - 3 horas) fue de 450 € y lo colocamos debajo del asiento del conductor, aunque conviene consultar antes ya que no en todos los modelos es posible colocarlo ahí.



Para los colchones compramos por un lado la espuma del relleno a medida en la web Venta de Colchones, por unos 70 € las 3 piezas, ya que nuestras medidas eran un poco especiales. Cogimos unas densidad alta, de 25 kg/m3, y de momento estamos contentos con ellas, aunque por supuesto no es como dormir en un cama normal y tras muchos días se echa en falta.

Dan opción de venta con fundas de distintos materiales pero nosotros preferimos hacérnoslas nosotros, ya que duplicaba el precio y tampoco estábamos seguros de cómo serían.


En Ebay o en webs como Espuma a medida vimos varias opciones de colchones ya hechos bastante interesantes, con funda incluida, unidos entre sí e incluso con opción viscoelástica. Hay distintos precios según tamaño y calidad pero a nosotros no nos cuadraban las medidas.

Por otro lado, en Telas Pedro cogimos la tela de loneta gris oscuro para forrarlos, a unos 5,5 €/metro y con 3 metros nos sobró para hacer las fundas de los tres con cremallera en un lateral para poder quitarlos para lavar fácilmente. En internet se pueden encontrar blogs o vídeos sobre cómo hacer fundas si no se tiene mucha experiencia con la costura como era mi caso.




Pensamos unir los colchones con un velcro para que no se movieran al dormir pero al final encontramos una sábana bajera que le iba bien de tamaño y ella sola los sujeta. Como no creíamos que fuésemos a salir mucho en invierno no instalamos calefacción, ya que además en Andorra Campers nos comentaron que en furgonetas así pequeñas podía ser excesivo y convertirse en un horno. Como en Islandia no habíamos pasado frío gracias al nórdico que llevábamos pese a rondar alguna noche los 0 ºC, pensamos que sería buena opción coger alguno gordo para compensar la falta de calefacción. Compramos en Ikea uno 4 estaciones compuesto por dos edredones de distinto grosor, uno más cálido y otro más fino, que se pueden unir con corchetes y así según la época del año y el destino al que vayamos llevamos uno, otro o los dos. De momento nos ha funcionado bien y no hemos pasado demasiado frío, aunque tampoco usamos la furgo en pleno invierno. Sí que es verdad que quizá el nórdico se nos queda un poco corto de tamaño, sobre todo cuando hace frío para los que nos gusta dormir muy tapaditos, pero nada que no se arregle añadiendo una sábana o manta por debajo. La almohada la compramos en Carrefour y el resto de ropa de cama (bajera, funda nórdica, etc) lo compramos entre Ikea y el Corte inglés, buscando las medidas que más se ajustaran a lo que necesitábamos.




Respecto a las cortinillas para las ventanas, compramos un kit en Lulukabaraka de autoconfección de aislantes que venía con el material, cinta para el ribeteado y ventosas para los agujeros. Cogimos los contornos de cada una de las ventanillas en papel de periódico y dimos forma a las cortinas, cosiendo después con la máquina de coser la cinta que viene para el borde y colocando varias ventosas en cada una.



Estamos contentos con el resultado, no nos entra apenas luz y las ventosas aguantan bien en su mayoría, consiguiendo también algo de efecto aislante.



También compramos en Lulukabaraka el hornillo y la nevera.


Como cocina elegimos una de gas portátil por 20 € que funciona con cartuchos intercambiables. Estamos muy contentos con ella, va genial, se mete en cualquier sitio y no gasta demasiado. Además los cartuchos son fáciles de conseguir (Internet, Decathlon, etc).

En Andorra Campers compramos además un paravientos para protegerla cuando hace algo de aire.




La nevera es una compresor FR-35 que conectamos a la toma de 12 V de la segunda batería y nos costó unos 300 €. Es de 31 L y sus medidas son 57x38x36 cm, lo que condicionó el diseño del armario.





Funciona bastante bien, teniendo en cuenta que es de las más baratas del mercado, tenemos espacio suficiente para lo que solemos llevar en los viajes y tampoco hace demasiado ruido, lo que era importante ya que dormimos con la cabeza sobre esta parte del armario. La única pega es que a veces se nos desconecta de la segunda batería a la que va conectada por un cable al abrir y cerrar el armario, es algo que tenemos pendiente mejorar, se admiten sugerencias :)







Respecto al agua, habíamos decidido no incluir un gran depósito para facilitar que fuese una camperización de quita y pon, pero a la vez queríamos contar con agua suficiente para fregar o beber sin tener que recurrir continuamente a botellas o fuentes externas. Y encontramos la solución en Carrefour, un bidón con grifo de 20 L por apenas 10 € que llevamos dentro del armario y rellenamos cuando necesitamos. Para fregar los cacharros compramos un balde rectangular de plástico en un bazar que nos sirve además para llevar las cosas de cocinar durante el viaje.





El resto de utensilios como platos, vasos, mesa plegable, sillas, farolillo.. lo compramos en Decathlon, salvo un par de juegos de cubiertos y otro de cazuelas que cogimos en Lidl en una campaña de artículos de camping, una buena oportunidad para conseguir algunos extras. También es cierto que con la experiencia de varios viajes ahora solemos llevar cazuelas y sartenes pequeñas de casa, ya que los packs estos de camping suelen acabar pegándose, pero son apañados, no ocupan mucho y solemos llevarlos por si acaso.




En la Caddy de Islandia era posible sentarse dentro de ella con los colchones sobre los asientos y utilizar el armario de mesa, lo que viene muy bien cuando por desgracia el tiempo no acompaña, pero en esta no era posible. Sin embargo, como lleva en los respaldos de los asientos delanteros un par de bandejas hasta ahora nos hemos apañado bastante bien.


Y más o menos eso es todo de momento, iremos actualizando si hacemos cambios o encontramos cosas prácticas que puedan ser útiles en este inmenso mundo de las camper. Y si alguien tiene alguno consejo, truco o recomendación la aceptamos encantados!

Para terminar pensamos que sería divertido incluir un vídeo del montaje de la cama con todos los trastos y las vueltas que damos, al principio como con todo parecía más lío pero ahora ya lo hacemos casi con los ojos cerrados :)





2 comentarios:

  1. Que gracia! Acabo de estar en Islandia y alquilamos una Caddy con Fair Car y ahora estaba buscando formas de camperizar mi recién estrenada Partner y me encuentro con vuestros posts!!
    Vosotros vais como 5 años por delante de mi vida Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja pues nuestro siguiente paso probablemente sea cambiar a una más grande, probablemente gran volumen, si en unos años estás igual definitivamente estamos sincronizados :D

      Eliminar