viernes, 5 de abril de 2019

Escapada navideña Bélgica 2018 - Introducción y datos prácticos


Desde agosto tenía pendiente una escapada con mi madre a alguna ciudad europea y finalmente en diciembre cuadró todo y pudimos organizarla. Como inicialmente no es el mejor mes para viajar por el tiempo y las escasas horas de luz decidimos compensarlo con uno de sus principales atractivos: ¡la Navidad!
Había quedado maravillada con la celebración de estas fiestas en algunas zonas de Europa cuando José y yo hicimos la escapada por Alsacia hace un par de años y quería compartirlo con mi madre y mi tía. Como desde Santander no hay vuelo directo allí, nos lanzamos a explorar otras opciones y finalmente escogimos Bruselas. Yo había pasado un día en Brujas hace más de 10 años durante mi estancia Erasmus en Londres y me había encantado así que, como disponíamos de varios días, la añadimos al recorrido junto con Gante, a medio camino entre ambas.


Transporte


Vuelos


Para volar escogimos Ryanair, más por comodidad que por precio, ya que no pudimos cogerlo con mucha antelación y en esas fechas los precios suben si incluyen fin de semana... Además Ryanair ya no es lo que era y el pago por llevar maleta de mano (desde 6 € por persona y trayecto) encarece bastante el precio. Ahora incluso escoger la opción de asiento aleatorio, la única gratuita, tiene penalización ya que lo único aleatorio es el número de asiento pero es seguro que si viajáis varios no os tocará juntos, hay que ganar dinero como sea...


El vuelo de ida, de aproximadamente hora y media de duración, salía de Santander a las 14:45 y aterrizaba en el aeropuerto de Bruselas Charleroi a las 16:35.
El de vuelta partía de Charleroi a las 12:25 y llegaba a Santander a las 14:20 aunque por desgracia se retrasó casi una hora.





El aeropuerto de Charleroi no es muy grande pero tiene bastante tráfico. También al coincidir época navideña y vacaciones escolares había más gente de lo habitual. Hay WIFI gratuito previo registro, tiene varias cafeterías e incluso un piano a disposición del que quiera tocar libremente, aunque las zonas de asientos son escasas para la gran cantidad de gente que mueve.




Autobús aeropuerto


El aeropuerto de Charleroi se encuentra a algo menos de una hora en autobús de la estación de Bruxelles Midi y esta ruta la opera la compañía Flibco. Aunque no suele haber problemas de sitio, ya que salen con una frecuencia de 20-30 minutos, si se compra el billete por Internet se puede obtener algún descuento como el tercer pasajero al 50 % u otros descuentos generales.

Nosotras habíamos divido las 4 noches del viaje en dos alojamientos: las 2 primeras en Brujas y las 2 últimas en Bruselas, por lo que cogimos otro autobús de la misma compañía pero con destino Brujas. Tarda aproximadamente 2,5 horas y nos costó 45 € las 3 sólo ida. Hay varios al día aunque no con mucha frecuencia. Habíamos mirado previamente por internet y habíamos visto que había uno a las 17:30 que nos iba bien y compramos los billetes, aunque lo malo de éstos es que sólo valen para esa hora por lo que si se retrasa el vuelo se está a merced de que el conductor del siguiente autobús nos quiera llevar. En Brujas la parada la hace junto a la estación de tren, en Rijselstraat-Spoorwegstraat o kiss & ride zone.

A la vuelta sí que cogimos el bus de Flibco que conecta Bruselas con el aeropuerto de Charleroi. Este billete, que también habíamos comprado previamente por Internet, es válido para todo el día (hasta las 4 de la madrugada del día siguiente) y no hay que cogerlo a una hora concreta. Nos costó 42,60 € las 3 y tardó menos de una hora. En teoría las salidas, de la rue de France, son a en punto y a media, pero cuando fuimos allí había autobuses llegando y saliendo continuamente.


Tren


Para movernos por Bélgica también es muy buena opción utilizar el tren, suele haber bastante frecuencias y a precios asequibles, además de poder beneficiarnos de bonos como el Rail Pass, un pase de 10 viajes por 77 € válido para varias personas pero que a nosotras no nos compensaba porque no íbamos a usarlo tanto. El problema del tren es que no hay parada en el aeropuerto y hay que coger igualmente un autobús hasta el pueblo con estación más cercano, pero es buena opción para moverse entre ciudades.

Lo utilizamos 2 veces en un mismo día, para ir de Brujas a Gante y de ésta última a Bruselas. Dependiendo de la hora hay trenes cada 5 minutos o cada media hora.

De Brujas a Gante cuesta 6,80 €/persona, o menos si se tiene algún descuento (por ejemplo, a partir de 65 años 6,50 ida y vuelta), y tarda aproximadamente media hora. Llega a la estación Gent-Sint-Pieters. Allí hay taquillas de 3 tamaños diferentes para dejar las maletas aunque son imprescindibles monedas. La mediana por ejemplo cuesta 5,50 €/día y entran bien 3 maletas de mano. De la estación se puede ir andando al centro de Gante en una media hora o coger la línea 1 del tranvía que tarda unos 10 minutos.

De Gante a Bruselas es la misma línea de tren, tarda otros 30 minutos y cuesta 9,30 €/persona (menos si se tiene descuento). En Bruselas se puede parar en distintas estaciones. Nosotras lo hicimos en la primera, Brussels Midi, porque era la que nos quedaba mejor para ir al apartamento.


Transportes urbanos


En Brujas nos movimos siempre andando, no es muy grande y se puede recorrer fácilmente a pie.

Pero en Gante y Bruselas sí que usamos el transporte público. En la primera el tranvía, para ir de la estación de tren de Sint-Pieters al centro.



La vuelta la hicimos a pie y se tarda una media hora, pero a la ida teníamos prisa porque teníamos que llegar al Free Tour. En tranvía se tardan unos 10 minutos cogiendo la línea 1 junto a la estación, aunque suele estar bastante concurrida. Los tickets se compran en las máquinas que hay en las paradas (3 €/persona) y se validan en el propio tranvía.




En Bruselas utilizamos el metro en 3 ocasiones. El sistema nos pareció algo complicado, en especial si no lo conoces y/o no hablas el idioma. Es necesario comprar una tarjeta recargable para viajar que venden en las oficinas de atención al cliente o taquillas de las estaciones de metro. La tarjeta vale 5 €, tiene una validez de 5 años y la pueden usar varias personas pero no es retornable, por lo que para usarla un par de veces se hace caro. Sobre ella se pueden cargar billetes sencillos o bonos de viajes (que se pueden compartir entre varios). Nosotras compramos un bono de 10 viajes que costaba 14 € aunque al final nos sobraron.


Alojamiento


El viaje lo dividimos en 2 en cuanto a estancia (2 primeras noches en Brujas y las 2 últimas en Bruselas), para no tener que cargar con las maletas todos los días. Sin embargo a posteriori vimos que Brujas no es un buen sitio para hacer noche, los alojamientos por el centro son bastante caros y como es una ciudad turística por el día está llena pero por la noche se vacía y no tiene casi ambiente, lo que implica también que cuesta encontrar donde cenar a partir de las ocho de la tarde a un precio asequible. Por eso recomendamos hacer noche en Gante o Bruselas, aunque como lado positivo esto nos permitió conocer la ciudad desde otra perspectiva.

Para las 2 noches en Brujas habíamos reservado con Booking en el Ibis budget Brugge Centrum station. Era de los más baratos y lo escogimos por eso y por su ubicación junto a la estación, para no tener que ir muy lejos con las maletas ya que llegábamos pasadas las ocho de la tarde en el autobús.
Pagamos 105 € por una habitación triple 2 noches en régimen de sólo alojamiento aunque se podía añadir desayuno por 7,50 € más por persona y día. Nosotras no desayunamos allí ningún día pero quizá puede no ser mala idea sobre todo en invierno, porque en el centro no es sencillo encontrar una cafetería normal, muchos lo venden para llevar y suelen ser más caros o enfocados al turista.




El estar junto a la estación tiene como lado negativo que se encuentra más alejado del centro y se tarda unos 20 - 30 minutos en llegar andando a la Markt Place.

Además las habitaciones son muy básicas. Están en buen estado y limpias pero son pequeñas y la ducha y el lavabo están en la propia habitación, sólo hay un espacio diferenciado para el retrete. Aún así para nosotras era suficiente ya que sólo íbamos para dormir, aunque hubiésemos agradecido algún armario o más espacio para las maletas. Sin embargo el precio es insuperable, depende de las prioridades de cada uno. Además tienen televisión y Wifi gratuito.

Para el alojamiento en Bruselas recurrimos a Airbnb, ya que las opciones disponibles en Booking a precios asequibles no nos terminaban de convencer. Al ser noches de viernes y sábado estaba más ocupado todo y algunos tenían malas críticas sin ser nada baratos.

Reservamos un apartamento en la zona alta, junto al Palacio de Justicia, en Boulevard de Waterloo, una zona comercial, con tiendas caras y bastante bien comunicada. Está a media hora andando de la estación de Brussels Midi (o 2 paradas de metro) y pagamos 228,90 € por las 2 noches (99 €/noche más gastos).
Antes de aceptar la reserva, nuestra anfitriona Sylvia, nos había avisado que tendríamos que estar allí el día de la llegada antes de las 16:30 ya que más tarde no podía entregarnos las llaves.



El apartamento está bastante bien, es muy nuevo, está limpio y en buen estado. Tiene sólo una estancia, salón - cocina - dormitorio, aunque la cama se puede separar con un biombo.




Aparte hay un baño con ducha y lavabo y un aseo con retrete y lavabo, además de un armario en la entrada.



La cama es de matrimonio y la tercera persona tiene que dormir en el sofá que es tipo chaise long y se abre un poco. Quizá echamos en falta algo más de mobiliario, un juego de ropa de cama completo para el sofá, ya que eran piezas sueltas y mantas de viaje, una mesa donde comer/cenar, porque la que había era pequeñita y algunos utensilios más de cocina como cuchillos para pelar, aunque en general el apartamento era cómodo y estaba muy bien. Además había WIFI, cosas de aseo en el baño y el edificio disponía de ascensor.




Economía y compras


Bélgica no es de los países más caros de Europa pero tampoco de los más baratos y hay que tener en cuenta que el nivel de vida es superior al de la mayoría de ciudades españolas. Si además nos movemos por sitios preparados para el turismo es fácil que el coste se incremente. Por supuesto se utiliza el euro en todo el país.

En general los alojamientos no son baratos y suelen ser de peor calidad que en España (no fiarse de las estrellas) por lo que si se conoce alguien de allí o gente que haya estado antes conviene informarse de sitios que estén bien y a buen precio.

Respecto a esto conviene tener en cuenta también el tema de los horarios, son similares a los franceses o de centro-Europa, se come entorno a las 12 algo ligero y se cena pronto sobre las 18 - 19 horas. De hecho los comercios suelen cerrar sobre las 6 de la tarde, en especial fuera de las grandes ciudades.

El presupuesto aproximado de la escapada para 3 personas 4 noches es de:
  • Vuelos: 214,48 €
  • Alojamiento: 334,62 €
  • Comidas: 350 €
  • Transporte público: 160 €
  • Tours: 70 €
  • Otros (recuerdos, entradas...): 60 €


Idiomas


En Bélgica existen actualmente 3 idiomas oficiales: el francés, el flamenco o neerlandés y el alemán, este último hablado por menos del 1 % de la población en una pequeña región próxima a la frontera con Alemania.

El neerlandés es hablado por la mayoría de la población, entorno al 57 %, especialmente en la región de Flandes a la que pertenecen Brujas y Gante, mientras que en la mitad sur se habla más el francés (42 % de la población). La región de Bruselas es oficialmente bilingüe aunque la mayoría de sus ciudadanos son francófonos. Esto está unido con los habituales conflictos que existen entre las dos mitades de la población, flamenca y valona, con los primeros buscando la independencia y los consiguientes problemas políticos y culturales derivados de ello.


Información y guías


Lo cierto es que en esta ocasión no pude preparar mucho el viaje por falta de tiempo. Como además se trataba de ciudades que no conocíamos pero tampoco teníamos mucho tiempo que dedicarle a cada una de ellas optamos por los Free Tours para recorrerlas y conocer su historia en la medida de lo posible.

Aún así nos hicimos con un par de guías con mapas en la biblioteca pública de nuestra ciudad (que apenas utilizamos ya que con el frío los dedos no querían pasar hojas), y recurrimos en varias ocasiones al socorrido Google maps para desplazarnos a pie de un lugar a otro.

Cada tour los reservamos a través de webs diferentes, según lo que nos interesaba visitar, su duración u horario.

Para Brujas reservamos a través de toursgratis.com con Bravo Discovery, que se identifican por un paraguas blanco. Salía a las 12 de Markt Place, frente al campanario torre Belfort, y duraba unas 2 horas y media pasando por una chocolatería.

En Gante la mayoría de tours salen de la plaza Sint-Baafsplein, frente a la entrada de la catedral. Contratamos con Viva's Tour a través también de toursgratis.com y se les distinguía por el paraguas naranja. El nuestro salía a las 10:30 y duraba algo menos de 2 horas.

Por último en Bruselas hicimos el free tour con Hispano tours, con paraguas azul, que habíamos reservado a través de Civitatis. El inicio era a las 10:30 en el número 10 de la Grand Place frente al Museo de la Cerveza. Dura 2,5 horas y entramos a 2 iglesias.

Utilizamos estos buscadores de actividades porque no teníamos ninguna referencia y fue lo más sencillo para el poco tiempo que tuvimos para prepararlo, pero si se puede es mejor reservar directamente con la propia empresa.

En todos hay que estar en el punto de encuentro unos 10 minutos antes y en ellos el precio es libre, lo de "free" no significa que sean gratuitos, sino que se les paga al final lo que cada uno considera oportuno. Los españoles por desgracia solemos ser un poco ratillas, pero conviene tener en cuenta que ellos tienen que pagar a la empresa una cantidad mínima por turista y que para otras actividades no nos cuesta tanto pagar 10/15 € por una hora. Si se prefiere contratar tours con el precio ya fijado también hay multitud de empresas y plataformas para buscarlos como Get your guide.

Lo cierto es que la experiencia nos gustó mucho, pese al intenso frío se nos hizo muy amena, los guías que nos tocaron eran muy majos y aprendimos mucho de cada una de las ciudades. Además responden a tus preguntas, recomiendan restaurantes, sitios que visitar, transportes que utilizar o recuerdos que comprar y en algunos casos te proporcionan un mapa del lugar para que completes la visita después tú solo.

Y como esta escapada fue un poco diferente en todo, en lugar del habitual planning en forma de diario del viaje que solemos hacer vamos a compartir una entrada por ciudad con lo que vimos en cada una de ellas:

  1. Un día en Brujas
  2. Un día en Gante
  3. Un día en Bruselas

¡Esperamos que os guste!

No hay comentarios:

Publicar un comentario